Bienvenidos

Magnaconsultor.com es un espacio donde podremos asesorar a profesionales y emprendedores en temas relacionados con el Marketing Digital, el E-Learning, Management y Gestión Educativa, a través de artículos, asesorías especializadas o capacitaciones in house, según el requerimiento de su empresa o idea emprendedora.

07 febrero 2011

DOS DÉCADAS DE LA SUNAT

EN FEBRERO DEL 1991, LA DIRECCIÓN GENERAL DE CONTRIBUCIONES SE CONVIRTIÓ EN LA SUNAT. ESTE FUE EL INICIO DE UNA REFORMA QUE, PARA MUCHOS, AÚN DISTA DE ESTAR CONCLUIDA.


Por: Alberto Limache Ramírez
Lunes 31 de Enero del 2011

En las dos últimas semanas, la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) ha ocupado las primeras planas. Hubo hechos como las acciones contra las mafias de facturas falsas y las denuncias sobre las omisiones al pago del Impuesto a la Renta de primera categoría en alquileres, que representaron un lado positivo, que tuvo como negativo contrapeso, la lapidaria opinión del ministro de Economía, Ismael Benavides, contra la eficiencia de la administración tributaria desde que inició su reforma.

Efectivamente, desde aquel lejano febrero de 1991, han sido 20 años en que han pasado 12 superintendentes, de disímil recordación.

PENDIENTES

Para algunos especialistas, el pasado empresarial del ministro fue el que descalificó a la Sunat. Ese que ve que aún existen graves reformas tributarias pendientes.

Esa misma visión la tiene la Cámara de Comercio de Lima (CCL), cuyos voceros comentan que al Perú le falta un sistema tributario adecuado a la legalidad, igualdad respecto a los derechos fundamentales y que no sea confiscatorio.

La CCL también reclama a la Sunat claridad y que no genere incertidumbre jurídica al inversionista, el uso de medios electrónicos no solo para pagar, sino para tramitar devoluciones y compensaciones, y que se paguen impuestos sobre utilidades netas y no sobre ingresos brutos.

Asimismo, demanda que las sanciones sean proporcionales, no tengan un objetivo recaudatorio, y no se promuevan beneficios y exoneraciones.

“Entiendo que hay mucho que ajustar, pero no se pueden negar los avances que la entidad ha logrado a lo largo de estos 20 años”, explica Nahil Hirsh, actual superintendente de la Sunat.

Para ella, hay temas claves ocurridos desde 1991: la simplificación en impuestos, procedimientos y sistematización que ha permitido que Sunat administre hoy más de 600 millones de registros en información de los contribuyentes. En estos años, según Hirsh, se ha dejado de usar registros físicos y desde hace cuatro años se han impulsado las operaciones electrónicas, lo que se tradujo en millonarias inversiones informáticas y logísticas.

Precisó además que las diferentes gestiones de Sunat desarrollaron los sistemas de recaudación por medio de percepciones y detracciones que, según afirma, han logrado aceptación de gremios como ÁDEX.

“Por ejemplo, las detracciones en el sector construcción permitieron recaudar S/.60 millones en el primer mes y estimamos que mensualmente lograremos S/.120 millones. Las cifras demuestran que estas medidas han sido efectivas”, explica Hirsh.

Sin embargo, ex superintendentes consultados para este informe coincidieron en precisar que los grandes temas pendientes son el aumento de la base de contribuyentes, la imagen de Sunat, y la reforma de Aduanas.

CONTRIBUYENTES

Una de las principales críticas escuchadas por quienes tributan y especialistas es que la base de contribuyentes casi no ha variado. Y que los esfuerzos de la Sunat por ampliarla son insuficientes.

Según estadísticas oficiales, el total de RUC a finales del 2010 fue 5,2 millones. “De ellos, son casi 20 mil los que explican el 80% de la recaudación. Somos los mismos que tributamos siempre, por lo que Sunat debe volver a lo que hizo entre 1992 y 1995, y ser más disuasiva con los evasores”, explica Sandro Fuentes, ex jefe de dicha entidad.

Ricardo Toma, superintendente adjunto de Tributos Internos de Sunat, opina de manera diferente.

“Tenemos un margen de pobreza de 36% de la población, que no puede incluirse en la base de contribuyentes. Además, nadie habla que hay 2,5 millones de personas dependientes en el Perú de que pagan renta de Quinta Categoría, y que no se les cuenta en la estadística (de contribuyentes) porque no tienen RUC, pero son parte de la base tributaria”, explica.

Toma agrega que la base de contribuyentes tampoco considera a las personas de las empresas de servicios que pagan IGV. En su opinión, un concepto real de base de contribuyentes debe incluirlos.

ADUANAS

En octubre del año pasado se detectaron evidencias de trabajadores de la Sunat, que manipularon los canales de control aduanero. Asimismo, en el 2009 se encontró a un empleado de la Sunat transportando licor de contrabando.

Estos hechos fueron denunciados en su momento por la autoridad tributaria. “Pero por estas cosas, se impone una reforma profunda en el sector aduanero”, explica Sandro Fuentes.

Este hecho es aceptado por la Sunat. “Sí, tenemos que reformar, pero debemos tener en cuenta que el comercio exterior ha crecido considerablemente a raíz de los tratados de libre comercio y el tamaño de Aduanas es el mismo. Solo para controlar el depósito temporal en DP World necesitamos 60 personas más”, sostiene Ricardo Toma.

Hirsh agrega un hecho irrebatible: las restricciones presupuestarias aplicadas a todas las entidades públicas, que les impide crecer.

IMAGEN

Un tema crítico atribuido al ente recaudador es el deterioro de la imagen institucional, ocasionada por algunas decisiones que no habrían respondido a directrices netamente tributarias.

“En los últimos años se han observado señales claras de injerencia política en la Sunat. A ello hay que agregar el congelamiento de sueldos y la pérdida de cuadros que afectan la mística de sus trabajadores”, opina el ex jefe de este ente tributario, Luis Arias Minaya.

Al respecto, la jefa de la Sunat responde: “la Sunat financia más del 80% del presupuesto de la nación. Aquí no hay preferencias por nadie ni injerencia política, porque detrás de nosotros están sectores como Salud o Educación”, recalcó.

Además, Hirsh, Fuentes y Minaya coinciden en afirmar que si hay tratamientos diferenciados en la cobranza tributaria, se debe a leyes aprobadas por el Congreso o el mismo Poder Ejecutivo, que son los que dictan la política fiscal del país.

No hay comentarios.:

Visitas