Bienvenidos

Magnaconsultor.com es un espacio donde podremos asesorar a profesionales y emprendedores en temas relacionados con el Marketing Digital, el E-Learning, Management y Gestión Educativa, a través de artículos, asesorías especializadas o capacitaciones in house, según el requerimiento de su empresa o idea emprendedora.

27 noviembre 2016

EDUCACIÓN : La reestructuración del campus presencial más grande de España

La Universidad Complutense quiere reducir sus facultades de 26 a 17

La facultad de Medicina de la Complutense, que se convertirá en la de Medicina y Ciencias de la Salud. 

El rector quiere también que los 185 departamentos actuales se reduzcan en un 60%. El ahorro estimado es de tres millones de euros, el 1% del presupuesto de la universidad

Hay un fuerte movimiento de oposición entre los profesores, que auguran que perderán "influencia", "identidad" y "especialidad"


La Universidad Complutense de Madrid, el campus presencial más grande de España, va a cambiar de arriba abajo. El rector, Carlos Andradas, quiere acometer una reforma por la que se reducirían los 185 departamentos actuales en un 60% y las 26 facultades se quedarían en 17, sin suprimir, eso sí, ninguna titulación. 

Medicina, Enfermería, Odontología y Óptica, que ahora son facultades distintas, quedarían agrupadas en una, la de Medicina y Ciencias de la Salud. Filología se fusionaría con Filosofía; Ciencias de la Información, con Documentación. Habría una única facultad para Ciencias Económicas, Empresariales, Comercio y Turismo, mientras que Estadística se uniría a Matemáticas para crear la facultad de Ciencias Matemáticas y Estudios Estadísticos. Trabajo Social se incorporaría a Políticas y Sociología. Por poner algunos ejemplos. 

La reforma ya se ha explicado a los decanos y su objetivo es que haya «más eficiencia en la actividad docente e investigadora» y «eliminar una estructura excesivamente compartimentada», según detalla Juan Tejada, vicerrector de Planificación y Evaluación Institucional de la Complutense y padre del Plan Director de Reordenación de Estructuras.

«Vivimos con una estructura de otro tiempo. Pero han aparecido los grados y los másteres, que conllevan una gestión mucho más especializada», explica. «La existencia de departamentos más grandes y más abiertos produce efectos muy positivos».

¿En qué se concreta todo esto? Uno de los dos power point que el rector ha repartido a los decanos explica que crear departamentos más grandes conlleva «equilibrar la carga docente del profesorado» (los departamentos con mucha carga se compensan con los que ahora tienen menos); cubrir mejor las bajas; «liberar recursos humanos que pueden ser asignados a tareas de mayor valor añadido», y «racionalizar el personal de apoyo para afrontar pérdidas de efectivos de los últimos años», así como ahorrar en las compras a escala y en la utilización de los espacios. 

Los "reinos de taifas"

También se comenta sotto voce que la reforma pretende acabar, asimismo, con los «reinos de taifas» que se han creado en las últimas décadas, fruto de «personalismos» y «desavenencias» entre los catedráticos, lo que ha dado lugar a la llamada «cultura de los palotes».
El vicerrector insiste en que las razones económicas «no son las únicas» que justifican este proyecto y que «el objetivo no es recortar puestos de trabajo, sino crecer y disponer de recursos nuevos para captar más investigadores y profesores».
Las fuentes consultadas calculan que el ahorro estimado en la reducción de departamentos (no en las facultades) es de unos tres millones y medio de euros anuales, que suponen el 1% del presupuesto de la universidad. El plan contempla una «reducción de cargos académicos», lo que significa que habrá decanos y directores de departamento que dejarán de acometer estas funciones, por las que perciben un complemento de unos 500 euros al mes en el primer caso y de en torno a 200 euros en el segundo.
La propuesta, que figuraba en el programa electoral de Andradas, ha puesto en pie de guerra a buena parte de los 5.000 profesores. Eva Aladro, portavoz de la Plataforma para la Reestructuración de Departamentos, advierte que «en los próximos años se jubilará un 60% de la plantilla» y teme que no se repongan los puestos que desaparecen.

"Interdisciplinariedad"

«La medida deja sin existencia académica a facultades legendarias como la de Filosofía, donde estuvieron pensadores como Ortega, María Zambrano, Aranguren o Zubiri», recalca. Aladro, que dirige el Departamento de Periodismo III (uno de los que son fusionados) en la facultad de Ciencias de la Información, cree que perderán «influencia» internacional y «especialización», porque el power point admite que «uno de los objetivos de la reestructuración será incrementar la interdisciplinariedad docente e investigadora». «A un experto en Derecho Procesal le puede tocar enseñar Derecho Penal, aunque no tenga ni idea», sostiene.

«Esto no va a pasar», responde Tejada, que opina, no obstante, que «la mayor parte de los profesores de Física debería saber dar las asignaturas de Física de primer curso». «En el mundo actual, los saberes no están tan compartimentados. Yo soy matemático y doy clase de Teoría de Juegos, Estadística, Probabilidad...».

¿Pero qué ocurre cuando las disciplinas tienen poco que ver? Es el caso de la facultad de Trabajo Social, que va a ser fusionada con la de Políticas y Sociología. Su decano, Fernando Lucas, explica que «son disciplinas que no son análogas» y vaticina que, a la larga, Trabajo Social «será absorbida por Políticas y Sociología», que son más grandes.

«Perderemos identidad y visibilidad. Y no es una cuestión de mantener el chiringuito, ni de defender nuestro campanario, como nos dijo el rector, sino que queremos que el referente del Trabajo Social en España siga siendo la Complutense», explica, y lamenta que les hayan explicado de una forma tan somera un cambio de tal envergadura.

De hecho, del plan sólo se conocen dos power points y un excel, pero no hay borrador ni memoria económica. «Es la operación más importante de los últimos 30 años y no se puede plantear, ni siquiera para abrir el debate, si no va respaldada de una memoria económica y un informe jurídico», valora Ricardo Alonso, decano de la facultad de Derecho.

Fuente: ElMundo.es

Visitas